¿La sagrada familia versión perredista?

¿La sagrada familia versión perredista?

 

El matrimonio Figueroa-Soto Castor y los Messeguer, los primeros ejemplos.

En Morelos no hay quien desconozca el término “la sagrada familia”. Todos saben que así se les denomina al grupo de familias que controlan el Partido Acción Nacional en Morelos. Cuando logran hacerse de la gubernatura, prácticamente todos sus miembros fueron colocados en la nómina del Gobierno estatal. También adoptaron el término “sagrada” porque la mayoría de ellos provienen de los grupos clericales y son de extrema derecha.

Hubo un tiempo en que el esposo, la esposa, los hijos, los cuñados, los concuños y todos los descendientes de estos ocupaban cargos importantes en el gobierno, primero de Sergio Estrada, y después de Marco Adame Castillo.

Pero todo parece indicar que el fenómeno se va a repetir, pero ahora en la versión amarilla. A partir del triunfo de Graco Ramírez Garrido Abreu, familias completas están siendo colocadas en los tres niveles de gobierno y en los tres poderes de la entidad.

Ahorita apenas comienzan, pero no nos extrañe que en algunos meses, la administración pública se encuentre en manos de un reducido grupo de “iluminados” que llegaron a los cargos por consanguinidad.

En estos momentos los ejemplos más claros son los siguientes:

La presidenta municipal de Jojutla y ex diputada local por el PRD, Hortencia Figueroa Peralta. Quienes la conocen le conceden un futuro promisorio en la política. Su carisma ha hecho que de empleada de la Procuraduría de Justicia saltara a una diputación local y posteriormente ganó fácilmente la alcaldía de Jojutla representando al partido del Sol Azteca.

Aunque al principio tuvo problemas con un grupo de comerciantes, y que se le llegó a criticar que siempre que tiene un cargo se embaraza, los analistas políticos le ven futuro a la licenciada en Derecho. Es más, consideran que es la carta fuerte del PRD para una diputación federal o una secretaría de Gabinete en cuanto termine su encomienda en su natal Jojutla.

Pero la lideresa no viene sola. Desde hace algunos años tiene que jalar con su marido para todos lados, un abogado de nombre Roberto Soto Castor. Primero como novio, y ahora como marido, Hortencia tiene que buscarle acomodo a Roberto para que pueda ganar su dinerito, aunque es obvio que, hoy y siempre, ella ganará más que él.

Cuando estaba de diputada le buscó un puesto en el Congreso; intentó entrar como Juez Oral pero fue rechazado. Con la llegada de Graco Ramírez, la esposa le consiguió una chamba en la Secretaría General de Gobierno en algo relacionado con juicios orales. No importa el nombre del puesto, sólo que no se quede sin chamba.

Y seguramente algún día será diputado, cuando el PRD tome el control del gobierno y repita la historia del Partido Acción Nacional. Serán Ericka y Germán en versión amarilla, o tal vez Adriana Vieyra y Javier López, parejas unidas por la política.

El caso de los Messeguer también es especial. Jorge Messeguer es el número dos del gobierno estatal, en tanto que su hijo Jordi ganó la diputación local por el PRD. Es el primer caso, hasta donde sabemos, que dos parientes directos están en cargos tan importantes en los poderes Ejecutivo y Legislativo. ¿No tendrán un pariente abogado para mandar al Poder Judicial y así cerrar la pinza?

Pero mientras que para Jorge Messeguer el futuro es promisorio, ya que podría convertirse en el candidato del PRD al Ayuntamiento de Cuernavaca, o bien buscar una diputación federal, al joven Messeguer no se le ven “patas para gallo”.

Su desempeño como diputado ha sido francamente gris. No se ha notado. La gente lo recuerda poco por sus actividades legislativas, más bien lo recuerdan porque una vez dijo en tribuna que él podía ser el enlace de los diputados con el Ejecutivo, a través de su papá.

El muchacho está muy verde y hoy solamente sirve para levantar la mano. El liderazgo está hoy en día en Juan Ángel Flores, y cuando él no está es Lucía Meza quien toma la batuta. Difícilmente el ingeniero Messeguer verá a su vástago en una buena posición en la LII Legislatura, pero por lo menos le queda el consuelo de que al menos un diputado sí lo obedece ciegamente y también tiene quien le informe de inmediato vía celular, lo que está ocurriendo en el recinto legislativo.

Finalmente, otro caso que en su momento fue muy criticado. La designación de Jesús Meza Tello como presidente del Instituto Estatal Electoral en sustitución de Oscar Granat Herrera. Si bien es cierto que ya trabajaba en el IEE, fue determinante para su designación el hecho de que es esposo de Talina Calderón, ex jefa de prensa en la campaña de Graco y que actualmente desempeña un puesto de segundo nivel en la Secretaría de Gobierno.

Estos son los casos que son del dominio público, pero veremos cuántos se acumulan conforme transcurre el sexenio de Graco Ramírez, quien por cierto ya le dio chamba a su esposa actual, Elena Cepeda, a su hijastro Rodrigo Gayosso y a su ex esposa Olga Durón, tan sólo de los que se le conocen.

Compartir