El poder del dinero

El poder del dinero

El día 26 de julio del 2013 –la página del Gobierno del Estado, lo ubica, errónea mente o de mala fe un mes antes, el 26 de junio– en el marco del Foro Regional de Consulta para El Plan Nacional de Turismo, al Gobernador de Morelos lo traicionó su inconsciente y pretendiendo contestar a las acusaciones que se le han realizado, por haber parado la empresa Tren Turístico, en venganza contra el titular de este portal, declaró, “No queremos limitar a nadie que tenga que expresar lo que quiera expresar, pero” y segundos después lo vuelve a traicionar su Superyó “… aquí se respeta la libertad de expresión, pero…”; sin embargo, la conjunción adversarial pero, indica que el significa do del enunciado al que precede es opuesto o contrario al significado de otro anterior: así, su inconsciente, lo llevó a reconocer que la libertad de expresión sí enfrenta condicionantes por parte de su gobierno.

El día 8 de julio, se me había impedido el acceso a la conferencia de prensa del Gobernador, aunque llevaba la credencial que me acreditaba como periodista, argumentando que estaban realizando un nuevo registro y no me encontraba en él, pero al resto de los compañeros sí se les permitió el acceso, aún y cuando algunos ni siquiera llevaban credencial de prensa.

Ese mismo día realicé ante la Secretaría de Información y Comunicación el trámite de registro y a pesar de que he ido en múltiples ocasiones a recoger la acreditación, todavía el pasado jueves 8 de agosto, se negaron a dármela, diciendo que el Secretario aún no tiene tiempo para firmarla: la razón central, Graco no quiere que haya un periodista que le haga preguntas incómodas en sus conferencias del lunes, las cuales utiliza para lucirse y sólo permite cuestionamientos a modo. Porque él sabe, que cometió un atropello al ordenar parar al Tren Turístico, en venganza por lo que se publicó el primer trimestre del año en la revista Perfil, lo que se escribió en este portal, cuando era candidato y lo que se ha seguido informando.

Para rematar, en el mismo foro y en el colmo del cinismo dijo “si quieren de verdad que se recupere la paz y la seguridad en México, permitamos que las cosas buenas que ocurren en México se difundan más que las que no queremos que ocurran, y así vamos a construir una economía, así habrá más visitan tes.” Y entonces por qué ordenó parar el Tren Turístico, que difundía las cosas buenas del estado y de las ciudades Cuernavaca y Cuautla, una empresa sana que brindaba una diversión histórico-cultural, que había contribuido a construir la economía desde hace 14 años y lo seguía haciendo, que con su labor diaria permitía que vinieran más turistas al estado, generando empleo formal, pagaba impuestos, daba seguridad social a los trabajadores, siguiendo con el razonamiento que él cínicamente dice pero no aplica, contribuía a que se recuperara la paz y la seguridad en Morelos.

Si nos atenemos a su discurso, él no quiere que se recupere la paz y la seguridad en el estado, aunque siempre fue su anhelo ser Gobernador de Morelos sus acciones de gobierno están encaminadas a auto sabotearse, y lo que al inicio de su mandato parecía imposible, ahora, no lo es tanto, cada vez más ciudadanos piden que renuncie, la marcha del 1° septiembre será un termómetro. Uno de tantos errores fue parar el Tren Turístico, que generaba empleo, diversión y economía para el estado y los resultados en lo agregado tampoco lo desmienten, según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el estado sigue en los primeros lugares de inseguridad a nivel nacional. De enero a mayo del 2013, con datos actualizados al 24 de junio, quinto lugar en homicidio doloso, tercero en extorsión, segundo en robo con violencia y el pavoroso primer lugar en secuestro.

 

Por: Ivan Ureña

Compartir