David Gómez Basilio, el pastor fariseo

David Gómez Basilio, el pastor fariseo

Fariseo: Persona que es hipócrita y finge una moral, sentimientos o creencias religiosas que no tiene.

Gómez Basilio, es pastor y representante de la Iglesia Bautista Esmirna.

El 10 de enero declaró: “seremos firmes en las decisiones de poner orden en el transporte público”; sin embargo, el día 8 de julio, la Secretaría de Transporte contestó a la solicitud de refrendo de los permisos para circular ”…ésta (sic) Autoridad que represento es respetuosa de las garantías y los derechos humanos de los gobernados, en ese sentido se le informa al peticionario, que esta autoridad se encuentra en análisis jurídico sobre la operatividad y viabilidad del denominado Tren Turístico; por lo que por el momento no es procedente acordar de conformidad a su solicitud”

Cuál garantía al derecho al trabajo de los empleados del Tren Turístico. Esta empresa que estaba ordena da, pagaba los permisos e ingresaba recursos, por qué ahora le niegan el refrendo; sin embargo, verbalmente le pro ponen que trabaje tolerado, es decir, irregularmente, es un contrasentido decir que se pondrá orden y se busca la opacidad. Como lo dijo el 8 de noviembre del 2012 El Presidente de la Confederación Alianza de Transportistas del Estado, el Arquitecto Enrique Ramos: la tolerancia que tienen las autoridades con algunos vehículos de servicio público es a cambio de una dádiva mensual o semanal. Pero en el caso del Tren Turístico no sería económica, sería un trueque inconfesable, de conciencia, no mensual, sino semanal: callar el filo crítico de este portal.

Hay más argumentos. El 29 de mayo del 2009, después de diez años de operar, el Tren Turístico recibió la primera anuencia oficial para circular y lo expidió el actual secretario. Caben varias reflexiones, si se otorgó una autorización que no debieron dar, sería razón suficiente para que renunciara: dio un permiso y no estaba autorizado para hacerlo. Por el contrario, si estaba facultado para hacerlo, por qué cuatro años después, se niega, no a dar un documento oficial que no había, sino simple mente refrendar lo que ya existe. Cómo Justifica que en Cuautla y Tlayacapan se encuentren funcionando otras empresas, mientras que al Tren Turístico no se le permite operar, ni en Cuautla ni en Cuernavaca: la ley debe ser equitativa, ¿lo está siendo?

El Secretario de Turismo, Jaime Álvarez Cisneros: otro cínico e ignorante del tema Desde el 12 de junio se le envió un oficio y no lo contestó; sin embargo, casi un mes después, el 9 de julio, declaró ante los medios y está grabado, que el personal del Tren Turístico no tenía interés en resolver el asunto y nos citó ese día, en su oficina a las 12:00 p.m. Esperamos hasta las 2:20 p.m. y no llegó. Se le hizo llegar otro oficio el 10 de julio, el cual tampoco ha contestado.

El 10 de agosto, este funcionario declaró: “A partir de septiembre habrá recorridos turísticos diariamente a distintos puntos atractivos de Morelos, porque en estos momentos no existen empresas que ofrezcan entre semana este tipo de servicios”. El cinismo en su máxima expresión, atreverse a dar como razón la inexistencia de una empresa que ofrezca este servicio, cuando no le permiten operar a la que ya existe y lo había hecho durante 14 años, y por todos los medios a su alcance, la quieren aniquilar, en venganza porque el titular de esta columna se niega a cambiar la línea editorial.

El funcionario también dijo, “…cualquier día de la semana habrá viajes a zonas arqueológicas, la Ruta de Zapata, a la Ruta de los Conventos, la zonas arqueológicas de Xochicalco y Teopanzolco, por ejemplo, lo que representará un avance para la entidad”.

El actual secretario, desconoce el tema turístico, por eso se atreve a mencionar que habrá viajes a zonas arqueológicas como Teopanzolco, cuando el Tren Turístico entre sus cinco rutas, lo tenía incluido y llevaba casi diez años realizando esa visita y miles de turistas lo pueden atestiguar. Con la misma lógica de este político, si es una avance que haya esos viajes, entonces impedirle a una empresa brindar recorridos: es un retroceso. Pero no sólo en lo turístico, sino más grave aún, también en el derecho al trabajo y la libertad de expresión.

 

Por: Iván Ureña

Compartir