Vital, difundir que México y EU tienen un “destino compartido”: Comexi

Vital, difundir que México y EU tienen un “destino compartido”: Comexi

 CIUDAD DE MÉXICO (apro).- “En los siguientes meses y años el objetivo principal de México frente a Estados Unidos debe ser crear, ante la opinión pública de esa nación, la conciencia de que ambos países tenemos un destino compartido”, sostienen especialistas del Consejo Mexicano de Asuntos Internacionales (Comexi).

“Ese reconocimiento –señalan— debe ser la prioridad absoluta” de este y el próximo gobierno mexicano, “además de convertirse en el paraguas bajo el cual se deben conducir todos los aspectos de la relación bilateral”.

Así, bajo el concepto de “destino compartido”, la estrategia para negociar con Washington –definida por el gobierno mexicano— ya es otra: antes se negociaban los temas por separado para evitar que éstos se “contaminaran”; ahora se abordarán todos los aspectos de manera integral, de tal suerte que “el avance en un tema sea contingente a lograr resultados en el resto”.

El documento México-Estados Unidos. Redefiniendo la relación para la prosperidad de Norteamérica, elaborado por especialistas de Comexi en la relación bilateral y que fue presentado este martes 27 en esta capital, realiza un apretado diagnóstico de la actual situación de la relación entre los países y lanza una serie de propuestas en los temas clave de la agenda bilateral: comercio, seguridad, frontera, migración…

El documento subraya que “los efectos de los discursos y las actuaciones de cada país sobre el otro siempre han sido de una enorme asimetría: cualquier decisión estadunidense tiene impactos desproporcionados sobre México, mientras que la situación inversa es prácticamente invisible en el país vecino”. Y pone como ejemplo de ello “el impacto de la retórica de Trump sobre el peso mexicano”.

“Ante este discurso tan negativo y visible durante más de dos años, se ha creado en Estados Unidos una sensación de que México es el culpable de los males que aquejan a la economía y la sociedad del vecino país”, señala el documento.

Y enumera: “México y/o los mexicanos somos responsables de la droga que consumen allá, del crimen social, del desempleo, de la injusticia de nuestros intercambios económicos…”

También expone que “la decisión del gobierno estadunidense de echarnos la culpa de sus males y por ende buscar aislarnos detrás de muros –físicos o conceptuales—, acabará afectando a los dos países y a sus sociedades, pero –acepta— el efecto será mayor para México, agudizando los problemas de gobernabilidad y alimentando el descontento social”.

Luego afirma que “ante esta embestida es imperativo que los estadunidenses comprendan que no somos responsables de todo lo anterior, y que sólo un México estable, próspero y amigo les dará la seguridad nacional que necesitan y la ventaja comparativa de un socio económico que les ha traído, no quitado, empleos, crecimiento y bienestar”.

Es en ese contexto que los expertos lanzan el concepto de “destino compartido”, el cual, afirman, “debe ser, a partir de ahora, el eje de la conducta bilateral”.

“Un gobierno que gobierne”

En el tema relativo a la seguridad, el documento de los expertos de Comexi enfatiza que “el principal reto de México es la consecución del Estado de Derecho dentro de su territorio”.

Explica: “El gobierno mexicano está llamado a asumir un rol proactivo que le permita hacer explícito y defender los intereses de su población. Esto se desglosa en diferentes frentes: la pacificación del país y el combate a la corrupción, la reducción de la actividad criminal que hoy amenaza la viabilidad misma del Estado mexicano, la gestión adecuada del fenómeno migratorio, la seguridad fronteriza y la lucha contra el terrorismo”.

Incluso sostiene que “México tendría que redoblar esfuerzos en impulsar, junto con el gobierno estadunidense, una solución integral al problema de dependencia de drogas que incluya la provisión de servicios de prevención, reducción de daños y tratamiento en Estados Unidos”.

Más aún, afirma que “si México quiere reducir los estragos provocados por la operación de un mercado negro altamente violento, la solución conllevará la regulación legal de éstos quitando el negocio a los traficantes”.

Además, advierte, sin embargo, que la legalización de drogas “sólo eliminará la principal barrera entre el tránsito y el consumo, pero esa no es la solución al problema de fondo”.

Y es que, para los expertos de Comexi, “el mayor problema de México no es de drogas ni de terrorismo o violencia, sino la falta de un gobierno que gobierne”.

Los expertos consideran que en una negociación con Estados Unidos siempre será “más deseable y efectivo” un escenario de cooperación que uno de conflicto. Pero, advierten que, en caso de conflicto, “el gobierno mexicano deberá mantener una posición firme en la que se expliciten los elementos negociables y no negociables y donde se acote la cooperación a las áreas donde existan condiciones de igualdad y reciprocidad”.

Y recomiendan que “en aquellas áreas donde no se alcance un acuerdo favorable a ambas naciones, México deberá utilizar su posición de fuerza en materia de seguridad para condicionar el apoyo mexicano a las agencias estadunidenses en materia de lucha contra el terrorismo, control de drogas y migración, con el objetivo de modificar las posiciones más adversas para la estabilidad del país y de la comunidad mexicana en Estados Unidos”.

Fuente / Proceso

Compartir