Desplanta Peña a Graco

Desplanta Peña a Graco

“Graco en los reflectores del Congreso de la Unión”.

Al parecer ha cambiado el panorama del gobernador Graco Ramírez, quizá su suerte ya no es la misma y sus apoyos comienzan a irse. La demanda de juicio político en el Congreso de la Unión no puede pasar desapercibida; ojo, esta se hizo por homicidio doloso, no por omisión o falta administrativa, ahora bien, antes de presentarla necesariamente hubo un consenso y visto bueno del gobierno federal, y vino desde arriba de un nivel alto.
En Morelos esta demanda de juicio político se presentó hace aproximadamente tres años, pero nunca prosperó, gracias a que Graco compró a los diputados locales para que no la aprobaran, pero la demanda interpuesta la semana pasada por legisladores del PRI en contra del gobernador de Morelos es otra cosa y no es un asunto banal, Graco Ramírez es un conocedor de los pasillos de poder, un político mitómano, excelente operador político, demagogo, corrupto que entiende las señales, el sabe que las cosas ya se complicaron, que el escenario final de su sexenio es obscuro, negro; Su suerte cambió, chequen esto, la denuncia interpuesta por los tres diputados federales priistas se trabajó en otras oficinas federales, las carpetas están conformadas con elementos que aportaron diferentes instancias y la orden de actuar vino de un nivel superior a los diputados federales Matías, Rosalina y Vallejo.
La semana pasada fue políticamente muy complicada para Graco, porque muchos de los apoyos políticos federales comenzaron a darle la espalda. Ya no se trata sólo de la tirria que le tiene el secretario de gobernación, ahora también vemos que otras instancias se suman a lo que parece una cacería de lobos de fin de sexenio contra Graco, una prueba fehaciente es que el Presidente Peña Nieto no vino a la inauguración del Centro Cultural Teopanzolco, derivado de todo lo anterior podría repetirse la misma historia y acabar como un “Duarte II”.
No fue mera coincidencia que en la Marcha por Morelos estuviera el Obispo de Cuernavaca y el alcalde Cuauhtémoc Blanco, ni tampoco que a los manifestantes los recibieran cuatro subsecretarios y los atendieran con paciencia durante cinco horas.
Las señales políticas son claras y la lectura entre líneas advierte que el cierre de administración en Morelos será complicado para su titular, porque el perredista ha dejado de estar en el ánimo del Gobierno de la República.
En el caso del juicio político hay que tener en cuenta varias cosas; detrás de los tres diputados de Morelos está todo el grupo parlamentario del PRI, que es mayoría en San Lázaro, tiene los votos y la fuerza suficiente para hacer que la demanda proceda.
Cabe señalar que el Grupo parlamentario del PRI en el Congreso de la Unión no daría “paso sin huarache” sin el conocimiento y consentimiento de la SEGOB, así como el aval de los Pinos o la Presidencia de la República. Si procede la demanda de juicio político a Graco, sería la primera en lo que va del sexenio Peñista.
El panorama para el Imperio Graquista es grave y complicado, las causas de origen de esto son varias, como la participación en el “frente amplio opositor” para las elecciones del 2018 donde Graco declaró a los medios que sacaría al PRI de los Pinos, otra, es su participación en diferentes criticas al gobierno priista y su embestida en contra del Secretario de Comunicaciones y Transportes con respecto al caso del “socavón”, todos son actos que mermaron su fuerza en los Pinos y lo colocaron en una posición vulnerable. Una señal política en contra de Graco, es la forma de como la Secretaría de Gobernación atendió a los participantes de la Marcha Por Morelos, el rescate financiero de la universidad, la participación de cuatro subsecretarios, la presencia de un alto miembro de la iglesia en una marcha, la intervención de una figura como Cuauhtémoc Blanco y la inmediata actuación del grupo parlamentario del PRI (federal y local) contra el mandatario perredista no son producto de la casualidad; Tampoco lo es la manera como el Episcopado Mexicano comienza a señalar a Morelos como un estado sumido en la violencia y la corrupción, en fin, ojalá que los morelenses vean con lupa por quién votarán en los proximos comicios del 2018, para que nuestro querido estado de Morelos vuelva a renacer, que sea un lugar seguro, en paz, con una economía sólida para todas nuestras familias, “Necesitamos cambiar a Morelos”.

Compartir